En el 2011, desde mi productora Carnivore, realicé un programa piloto con el que pensaba seduciría a alguna tele local o ayuntamiento, pero nada de nada. La idea era potenciar la cultura local desde un prisma juvenil sin obviar la global. Informar de conciertos y eventos cercanos, cartelera, entrevistas, reportajes…

Para este piloto, Jacobo Ríos construyó en 3d todo el plató, el interior de la nave Nautilus, desde donde Ibai Sánchez presentaba el programa, y Marco Barneto hizo todo el tema de cabecera, cortinillas e infografía. El resto es material de archivo propio, de un videozine que había estado realizando entre el 2000 y 2005.

Para la producción conté con mi gran amigo Fidel Pérez y Las perras del infierno tuvieron a bien prestarme su canción La playa desierta como sintonía.